Saltar al contenido

Jarabe de Zanahoria, limón y miel para la gripe y tos

Desea un remedio casero para tratar las afecciones como la gripe y la tos. Aquí se le presenta. Un tratamiento que solamente requiere los siguientes ingredientes: zanahoria con miel y limón, para aplicar ese tratamiento para la gripe y la tos con flema.  La zanahoria presenta propiedades expectorantes y antioxidantes que hacen frente a las infecciones respiratorias.

Por su parte, la miel también es expectorante, funciona como  un antiséptico y es un  calmante natural, que contribuye a liberar las flemas, depura  las vías aéreas y calma la irritación que se origina por la tos.

A su vez, el limón sirve como un agente antibacteriano y antiséptico, contribuye a tratar la inflamación y el dolor de la garganta.

Preparación

Es una medicina que puedes realizar fácilmente en el hogar, por lo que requieres de los siguientes ingredientes:

  • 1 zanahoria rallada.
  • 1/2 limón.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 1 cucharada de miel.

Procede a cortar la zanahoria en rodajas finas o rallarla, ponla en un plato o envase y rocíale el azúcar. Procede a exprimir medio  limón y colocarle la cucharada de miel encima de  la zanahoria.

Si le va a dar este remedio a niños menores de un año es recomendable no colocarle la miel, por los riesgos que puede representar. Lo único que debes hacer es no colocarle la miel al jarabe y dárselo a los niños solamente con los ingredientes anteriores.

Tras haber realizado la mezcla debe dejar reposar los ingredientes en un espacio abierto y esperar unos minutos que la zanahoria comience a  fluir su jugo natural y en ese momento podrá tomarse la primera cucharada del jarabe.

Este remedio casero es recomendable tomarlo 2 veces al día, teniendo en cuenta que los diabéticos no pueden ingerirlo por la cantidad de azúcar que le fue colocada.

Beneficios de las zanahoria:

Las propiedades de la zanahoria son diversas y una de ellas es que contribuye a brindarle fortaleza al sistema inmunológico por la cantidad de antioxidantes y vitamina C que proporciona al cuerpo ingerirla.

La flema la remueve por su efecto expectorante que presenta.

Limpia la garganta lo que hace que calme automáticamente la tos.

Ayuda para atacar los síntomas de la gripe, resfriado, y remueve  la cantidad de mocos que se podrían acumular en la nariz, garganta y hasta los pulmones.

El sabor del jarabe es tolerable y digerible tanto para los adultos como por los más pequeños de la casa.

Se recomienda que este jarabe se tome en la mañana y en las noches, después de cada comida para que no afecte el nivel glucémico y no se produzca un alza en el sistema de la glicemia. Esto también contribuye a que no se incremente el hambre en el organismo sino ha digerido nada cuando se lo tome.

Ahora manos a la obra y dedíquese a realizar sus remedios caseros y así ayude a mejorar sus estados de salud con productos con los que cuente en el hogar.