Saltar al contenido

Cómo hacer jarabe de jengibre y guaco

Ahora bien, en dado caso de que estés buscando remedios caseros para la tos seca en niños entonces este té puede serte de utilidad. Resulta que este remedio para la tos seca hace uso del guaco, planta que posee propiedades antisépticas espléndidas además de propiedades expectorantes, antiasmáticas, antiinflamatorias, espasmódicas y mucho más. ¡Toda una joya en cuanto a plantas para cuidar la salud se refiere!

guaco para la tos
Jarabe de jengibre y guaco – remedio casero para la tos

Por su parte, el jengibre por sí mismo cuenta con propiedades únicas para el mareo y las náuseas, ayudando a la digestión y haciendo que sea una combinación perfecta (junto con el guaco) para una infusión que trate la tos seca en niños. Siendo así, necesitarás los siguientes ingredientes para prepararla:

  • Una taza de agua (250 ml aproximadamente).
  • Una cucharada sopera de jugo de limón.
  • Una cucharada de agua de jengibre fresco y molido (este líquido lo podrás preparar poniendo a hervir jengibre en agua por 15 o 20 minutos).
  • Una cucharada sopera de miel.
  • Dos hojas de guaco.

Como uno de los mejores remedios caseros para calmar la tos, para preparar este té tendrás que poner a hervir el agua y agregar la infusión del jengibre, retirando del fuego y dejando reposar durante 15 minutos. Luego, agrega tanto las hojas de guaco como el jugo de limón, removiendo constantemente y mezclando todo hasta que obtengas una consistencia viscosa, muy al estilo de un jarabe convencional.

El niño deberá tomar de 1 a 2 cucharadas de este remedio al día, para que pueda mejorar con su tos seca cuanto antes. En dado caso de quedar muy espesa la mezcla, puedes añadir un poco más de agua de jengibre. Ten en cuenta que este jarabe es a base de miel y, por tanto, no debe ser administrado a niños menores a un año de edad. De la misma forma, tampoco ha de ser utilizado en personas diabéticas.